martes, 23 de agosto de 2016

El viaje de Kuczynski a China y la relación entre los dos países




                                                                 Carlos Aquino Rodríguez*
El Presidente Pedro Pablo Kuczynski viajara a China en la mitad de setiembre en lo que será su primer viaje oficial al extranjero, en reconocimiento a la importancia de ese país como nuestro mayor socio comercial, el mayor inversor en el sector minero y de hidrocarburos, en el marco de la celebración del 45 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China.
La agenda de la relación con China es muy amplia. Como segunda mayor economía del mundo, con un inmerso mercado interno, con grandes empresas que buscan salir al extranjero e invertir el capital que tienen, hay muchas posibilidades de incrementar las relaciones. A continuación se mencionan algunos temas que deberían estar en la agenda del Presidente en su visita a China:      
1.    Ya lo menciono también PPK, el Perú debe darle valor agregado a las materias primas que exporta a China. La industrialización de estos puede contar con el apoyo chino. Sus empresas industriales buscan expandirse en el mundo, el Perú brinda un mercado en crecimiento, y lo producido aquí se puede vender a muchos mercados extranjeros con los que el Perú cuenta con Tratados de Libre Comercio, como EE.UU. Unión Europea, y gran parte de Latinoamérica. Asimismo China ha establecido un fondo para ayudar a la industrialización de la región latinoamericana. Uno de ellos, anunciado por el Premier Li Keqiang en su visita el año pasado a Latinoamérica, tiene un fondo de 20 mil millones de dólares.
2.    Buscar más inversión china en sectores distintos a la extracción de recursos naturales, como en infraestructura. China tiene una gran presencia en el sector minero y de hidrocarburos. Infraestructura es un sector donde el Perú necesita inversión extranjera. El proyecto del ferrocarril bioceánico Perú Brasil que promueve China puede ser un interesante proyecto para el Perú, aunque este proyecto enfrentaría enormes desafíos como son el ambiental, económico, de construcción pues atravesaría Selva, Sierra y Costa, y de coordinación con las entidades a nivel de país, región, provincias, etc. Su construcción también dinamizaría la industria metalmecánica (en la construcción de vagones), y daría empleo considerable por un tiempo.  
3.    Inversión en agroindustria y otros. China atraviesa en la actualidad una etapa que se denomina la nueva normalidad, uno de menor crecimiento que el que tuvo de 1979 al 2011 cuando creció en promedio al 10% anual. El motor del crecimiento de la economía china ya no son las exportaciones y la inversión en manufactura, sino el consumo interno y los servicios. La economía china está en un proceso de transformaciones estructurales, en un proceso de urbanización creciente, que presenta oportunidades para el Perú pues hay nuevas necesidades de los consumidores chinos, especialmente de una creciente clase media con cada vez mayor poder adquisitivo. De esta forma, con el aumento del nivel de ingreso de los habitantes chinos, la demanda por alimentos, como frutas, vino aumentara. La demanda por pisos parquet o pisos de madera también aumentara por la enorme construcción de viviendas en marcha. Esos son productos que por ejemplo el Perú podría vender a China pues ya los produce (aunque a menor escala aun). El asunto es preparar una oferta exportable a China conociendo en particular los gustos de los consumidores chinos y las condiciones del mercado de esos productos.
4.    Para exportar más también se necesita eliminar los obstáculos que aún se presentan para algunos de nuestros productos en China, especialmente para los agroindustriales. China tiene requisitos fitosanitarios que los productos peruanos tiene que cumplir pero en algunos casos toman mucho tiempo en ser aprobados, por lo engorroso de estos y por el largo tiempo que se toman en ese país. Esta es la principal barrera ahora, pues los aranceles han disminuido y lo seguirán haciendo con el TLC vigente entre los dos países.    
5.    Atraer más turistas chinos al Perú. Más de 110 millones de chinos viajan al extranjero anualmente y son los que más gastan, pero solo algunos miles vienen al Perú. La razón es que, aparte de que es lejano venir aquí y que tampoco hay vuelos directos, lo difícil es la obtención de una visa para que los turistas chinos visiten el Perú. Lo que debería hacerse, como lo han hecho ya por ejemplo los países de la Alianza del Pacifico como Colombia, Chile y México, y últimamente Argentina, es que Perú concede la visa a los ciudadanos chinos que ya tienen la visa para ir a EE.UU. o a los países de la Unión Europea.
6.    Incentivar el intercambio mutuo de estudiantes y profesionales para que el conocimiento mutuo sea mayor.  Mas estudiantes peruanos deben ir a China, estudiar el idioma, aprender como China se está desarrollando. Se deben aprovechar más las becas que ofrece el gobierno chino. Las Universidades de ese país están deseosos de recibir más estudiantes peruanos.
7.    Debería contemplarse la posibilidad de establecer con China un acuerdo bilateral de intercambio de divisas para permitir la liquidación de operaciones de comercio en la moneda china, Yuanes, evitando el uso del dólar. China está interesado en promover la internacionalización del yuan y es nuestro mayor socio comercial.    
*Profesor de la UNMSM, especialista en Economía Asiática. En Facebook y Twitter.

jueves, 7 de abril de 2016

Carrera armamentista en Asia

Ver tambien
http://www.slideshare.net/carlosalbertoaquinorodriguez/carrera-armamentista-en-asia





De acuerdo a un artículo del Wall Street Journal[1], de los 10 mayores importadores de armas en el mundo en el periodo 2011-2015, 6 son del Asia: India el primero, China tercero, Australia quinto, Pakistán séptimo, Vietnam octavo, y Corea del Sur decimo. Arabia Saudita es el segundo, Emiratos Árabes Unidos el cuarto y Turquía el sexto. EE.UU. es el noveno. Ver Gráfico 1.
Grafico 1. Los mayores importadores de armas en el mundo
https://si.wsj.net/public/resources/images/WO-AZ496_ARMSDE_16U_20160221183924.jpg
En Asia China es el que más gasta, con el 41% del total de toda la región, seguido de la India, con el 13.5% y Japón con el 11.5%., de acuerdo a un informe del International Institute for Strategic Studies citado en ese artículo. El promedio del gasto en la región es de 1.48% del PBI, China está en 2% y EE.UU. en más de 4%.
Se calcula que la región Asia-Pacifico gasto 453 mil millones de dólares el 2015 y gastaría unos 533 mil millones de dólares el 2020.
Las razones del gran gasto en armamento en Asia es que, por un lado China es cada vez más asertiva, especialmente en sus reclamos de las islas del Mar del Sur de China, que los confronta con países como Vietnam y Filipinas. Como se sabe China está construyendo pistas de aterrizaje en varias islas del Mar del Sur de China, algunas de las cuales son reclamadas por los dos países mencionados. China ha aumentado grandemente su gasto militar, aunque habría que mencionar que dado el gran tamaño del país, su enorme población, y su creciente comercio e inversión en el extranjero, es algo natural que su gasto militar se expanda.
Por otro lado Japón gasta más pues ve a una China expansiva y una Corea del Norte cada vez más peligrosa. El gobierno del Primer Ministro japonés Shinzo Abe quiere que su país participe en actividades militares fuera de su territorio cuando sus intereses se vean amenazados (algo que ha despertado la oposición de parte de la población japonesa). Corea del Sur también aumenta su agosto dado la amenaza de Corea del Norte, especialmente ahora que este tiene bombas nucleares. 
En el Medio Oriente la competencia entre Israel y los países árabes por un lado, y por otro entre Irán y Arabia Saudita echa combustible a la carrera armamentista ahí.   
EE.UU. pretende gastar este año 582.7 mil millones de dólares. China gasto 191 mil millones en el 2015. Como se ve en cuadro 1 EE.UU. es el que más gasta en el mundo en armas, y en el periodo 2006-15 sus gastos represento el 36% del total mundial. EE.UU. ha reducido en los últimos años su gasto militar.
China paso de ser un gran importador a exportador de armas, y fue el tercer mayor exportador en el periodo 2011-2015, con un 5.9% del total. EE.UU. es el mayor exportador con el 33% del total y después le sigue Rusia con 25%. China paso ya a Francia, Alemania e Inglaterra.
De acuerdo a estadísticas del Banco Mundial[2] China gasto 2.1% de su PBI en armas en el periodo 2011-2015, India 2.4%, Australia 1.8%, Corea 2.6%, Japón 1.0%, Pakistán 3.4%, Arabia Saudita 10.8%, Estados Unidos 3.5% y Vietnam 2.3%.
Según un estudio del SIPRI publicado el 5 de abril del 2016
Cuadro 1. 15 países con el mayor gasto militar, 2015

Fuente: SIPRI Fact Sheet, April 2016: “Trends in World Military Expenditure, 2015”
http://www.sipri.org/media/pressreleases/2016/milex-apr-2016

lunes, 18 de enero de 2016

Taiwán y sus relaciones con China bajo el gobierno de Tsai Ing-wen




La líder del Partido Democrático Progresista (PDP) Tsai Ing-wen gano las elecciones para convertirse en la primera mujer Presidente en la historia de Taiwán. Su partido también logro el control del Congreso. La derrota del gobernante Partido Nacionalista ha sido completa pues no solo perdió la presidencia sino que pierde por primer vez el control del Congreso.
Si bien es cierto la agenda interna dominada por el problema de bajo crecimiento de la economía taiwanesa (se estima la economía solo creció 1 % en el 2015), los bajos salarios, la creciente desigualdad en el ingreso, y los altos precios de la vivienda fueron los temas que decidieron que la mayoría de taiwaneses no vote por el partido gobernante, el Partido Nacionalista del Presidente Ma Ying-jeou, también influyo el sentimiento de un creciente número de taiwaneses que piensan que el gobierno de Ma llevo a  la isla a un acercamiento muy rápido con China y que eso podía crear una dependencia económica de este.    
Durante el gobierno del Presidente de Ma Ying-jeou se firmaron 23 acuerdos económicos con China, el 2015 llegaron 4 millones de turistas chinos a la isla (fueron el  mayor número de turistas extranjeros), China es el mayor socio comercial de Taiwán, y desde hace años ya China es el lugar donde más invierten los empresarios taiwaneses. En noviembre del 2015 hubo un encuentro histórico entre Ma y el presidente chino Xi Jinping en Singapur, donde las dos partes acordaron trabajar para tener una mayor integración económica entre ellos. El mayor  acercamiento con China beneficio a Taiwán, cuando la economía china crecía a altas tasas, pero ahora que la economía china se ha desacelerado, esto también está creando algunos problemas a la isla. Taiwán exporta maquinaria, partes y componentes que se usan para ensamblar y transformar en productos finales que China exporta al mundo, pero al bajar estas también las exportaciones taiwanesas a China han disminuido, y en una economía dependiente de las exportaciones como la taiwanesa, esto lo golpea fuertemente.
El 2014 hubo fuertes manifestaciones contra el gobierno de Ma y su intento de aprobar unos acuerdos comerciales con China, y los estudiantes llegaron a ocupar el Parlamento por tres semanas. Una parte de la población siente que el mayor acercamiento con China no ha beneficiado a la mayoría sino a las grandes empresas. También temen que esa sea una forma que China utiliza para poder absorber a Taiwán.
Actualmente la mayoría de los taiwaneses al parecer están contentos con el status quo, de que China y Taiwán cada una por su lado están bien, y muchos, especialmente los jóvenes, se identifican más como taiwaneses, que como chinos, enfatizando una identidad propia.
Tsai favorece el actual status quo con China, pero durante un anterior gobierno del PDP de Chen Shui-bian (del 2002 al 2008) las tensiones con China aumentaron por la tendencia pro-independista de Chen. Tsai quiere continuar las relaciones económicas con China, no acelerarla, y en todo caso dice que esta debe ser en igualdad de condiciones y bajo principios democráticos.
 Un gobierno de Tsai se estima no buscaría enfrentarse con China, pues tiene bastantes problemas internos, especialmente con su economía, que resolver. China si mirara con recelo al nuevo gobierno pero si Tsai no da muestras de querer otra vez levantar la bandera independentista del anterior gobierno del PDP, también continuara los negocios como hasta ahora. Especialmente para China es importante que se respete el llamado “Consenso de 1992”, donde ambas partes, Taiwán y China reconocen que hay una sola China, aunque el significado de esta quedo a la libre interpretación de cada parte. China ve como último objetivo la unificación de la isla con el continente.
Es interesante ver que Tsai es elegida como la primera Presidente de Taiwán y la primera en la historia moderna de un pueblo chino. Asia es considerada por algunos como una región conservadora donde las mujeres son mantenidas alejadas de la política y no ocupan puestos importantes, aunque esto no es así. Ha habido Presidentas y Primer Ministras mujeres en varios países de Asia, como en India, Bangladesh, Pakistán, Indonesia (estos 3 últimos países musulmanes) Sri Lanka, Filipinas, Tailandia, y ahora una en Corea del Sur. La gran diferencia de ellas y Tsai, es que hasta ahora esas lideresas fueron hijas o esposas de anteriores líderes. Lo fue así Indira Ghandi (hija de Nehru), lo fue así Corazón Aquino (esposa de Benigno Aquino, líder de la oposición asesinado en la época de Ferdinand Marcos), y lo es la actual Presidenta de Corea del Sur, hija del General Park Chung-hee que llevo a cabo la modernización del país, y lo es también la llamada “Presidente en espera”, Aung San Suu Kyi, de Myammar (o Birmania), pues no será Presidenta a pesar de que su partido obtuvo una aplastante victoria en las últimas elecciones si no se cambia la Constitución que los militares hicieron (donde se dice que no puede ser Presidente alguien que tiene conyugue y/o hijos extranjeros, justamente ella). Aung San es hija del líder de la independencia de su país llamado justamente Aung San. Tsai en cambio surgió como Presidente sin ser parte de ninguna dinastía política, y por su propio merito ascendió en el ranking de su partido hasta ganar la Presidencia.